Tendencias tecnológicas en turismo

Se espera que en 15 años (de 2015 a 2030) se pase de 1.235 mn de turistas mundiales internacionales a 1,8 bn, por lo tanto, seguirá un creciendo exponencialmente y se habrá triplicado la cifra desde el año 2000, según la Organización Mundial del Turismo. Por otro lado, según los artículos 7 y 8 del Código Ético Mundial para el Turismo publicado por la Organización Mundial del Turismo y por las Naciones Unidas todos los ciudadanos tienen derecho a realizar turismo y a circular libremente por los diferentes estados para hacer turismo.

Partiendo de las dos premisas anteriores queda constatado que la presión del turismo sobre los territorios irá aumentando de forma exponencial durante los próximos 15 años. Así,  teniendo en cuenta que todo el mundo tiene derecho a viajar y hay una previsión del aumento de turistas, no se puede obviar que la sostenibilidad y el desarrollo sostenible son elementos fundamentales para la preservación de los recursos turísticos, la cultura, la identidad y el ecosistema, tal como lo define la Organización Mundial de Turismo.

Sólo utilizando de forma eficiente la tecnología, la industria turística puede hacer frente al incremento de la demanda y la eficiencia en la gestión para ser más sostenible.

La web, las redes sociales y la Internet de las cosas transforman la gestión y la comercialización de los recursos turísticos

Desde el año 1945, con la entrada de la televisión y la radio, el mundo ha estado cada vez más conectado. Desde 2015 con el uso extensivo de la Web 2.0 y las redes sociales cualquier persona del mundo puede contactar de forma directa con cualquier otra y con cualquier marca, incluidos los proveedores turísticos. A partir de ahora con la Internet de las cosas y la robótica se abre todo otro mundo de posibilidades que facilita conectar en la red todas las cosas, no sólo las personas, y esto ofrece un montón de información sin precedente que se puede analizar, servir para realizar predicciones, y para gestionar y mitigar las consecuencias que se observan a través del análisis de esta información.

Gracias a Internet y la Web 2.0. los destinos y empresas turísticas se han podido dar a conocer de forma relativamente fácil, y parece que a día de hoy, con la ayuda de Google Maps y Google Earth no queda ningún rincón de la tierra que se pueda liberar de la huella turística. Es muy fácil descubrir cada lugar previo a visitarlo y analizar si vale la pena hacerlo. Por ejemplo en Mallorca, las caletas sólo conocidas por los residentes, han sido descubiertas por los turistas y masificadas. Esto provoca tensiones entre residentes y turistas y una sensación de saturación. Así como las tecnologías han servido para descubrir lugares turísticos, ahora toca aplicarlas para gestionar los destinos de la forma más óptima y sostenible posible, teniendo en cuenta que de cada año habrá más turistas que querrán visitar los destinos y, no necesariamente de más poder adquisitivo, no se puede discriminar el derecho a visitar y a disfrutar de un lugar.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones pueden ayudar a gestionar el desarrollo del turismo sostenible. Los investigadores Ali y Frew (2014)⁠ propusieron diferentes tecnologías que se pueden utilizar para una gestión más sostenible del turismo. Hoy en día ya se pueden implantar gracias a la evolución de la Internet de las cosas, la realidad virtual, la realidad aumentada, el Big Data y la robótica. Así, partiendo de las tecnologías propuestas por Ali y Frew (2014), ya se pueden encontrar algunas prácticas incipientes que con la popularización de tecnologías más sofisticadas, se podrán ir implantando de forma más compleja y a más gran escala.

Las grandes tendencias tecnológicas aplicadas al turismo han sido descritas por los responsables de los principales centros tecnológicos y clústers tecnológicos de España, los cuales destacan el Big Data y Open Data, el marketing digital, el entorno móvil, la realidad virtual e inmersiva, la internet de las cosas, la trans-comercialización, el procesamiento del lenguaje natural, la gamificació, los sistemas de personalización y la impresión 2D y 3D.

 TIC y economía colaborativa

Otro tema que no se puede dejar de lado y que ha irrumpido gracias al uso de las TIC es el tema de la economía colaborativa y de la economía bajo demanda, tal y como explicaba John G.C. Kester, Director de Tourism Market Trends Programme del UNWTO, en el ITB de Berlín el pasado més de Mayo.

En el sector turístico, las plataformas colaborativas han trastocado a los agentes clásicos de la cadena de valor tradicional de la industria turística, facilitando la entrada de nuevos jugadores en el mercado. Esto ha tenido consecuencias sobre la regulación turística. Los gobiernos regionales han empezado a legislar sobre la forma en que los residentes pueden participar en la industria turística poniendo a disposición de la industria sus recursos infrautilitzados. De momento sólo lo han hecho, en la mayoría de los territorios, sobre el alojamiento. Habrá que ver como se regula el transporte compartido, las comidas compartidas y las experiencias compartidas, y cómo se hace partícipe al residente de la hospitalidad turística. Hay que recordar que la hospitalidad turística es un intangible que afecta a la imagen del destino turístico y como consequencia la intención de visita del potencial visitante.

La economía colaborativa, a veces confundida con la economía bajo demanda, tiene unas importantes repercusiones en el sector turístico. Además de la influencia actual en la industria del alojamiento se producirá el mismo efecto en otros sectores relacionados como en el transporte con BlaBlaCar y Uber, y los servicios complementarios, como por ejemplo con Trip4real, ahora absorbida por Airbnb. La carencia o confusión actual de regulación de estas actividades se tendrá que resolver en la dirección de garantizar la seguridad del cliente y en la línea de avanzar en una de las grandes problemáticas en el turismo, como es la relación entre el residente y el visitante. La actividad turística no tiene que afectar negativamente a la vida diaria de los residentes. Al contrario, se tiene que integrar positivamente y hacer que la población residente participe en el fenómeno turístico, tal y como se explica en el informe de tendencias tecnológicas en turismo de 2016.

Tecnologías de la información y de eficiencia y empresas pioneras de las Illes Baleares

Los sistemas de información se pueden aplicar a las necesidades de información del turista antes, durante y después del viaje; y a las necesidades de gestión de los destinos, recursos y productos turísticos en la combinación de toda la cadena de valor de la industria turística. El hecho de ser el turismo una industria transversal también se puede aplicar tecnología de eficiencia energética tanto por edificios como por transporte, tecnología de los alimentos o tecnología de mantenimiento de jardines y piscinas. Por lo tanto, también se pueden aplicar sensores, internet de las cosas y robotitzación para facilitar el mantenimiento de jardines y edificios.

Sobre la planificación y las reservas de los viajes y servicios turísticos queda un largo recorrido. Un paso interesante lo ha realizado la empresa situada en el ParcBit TravelCompositor, que ofrece un software a las agencias de viajes online para planificar de forma más rápida viajes multidestino.

En las Illes Balears ya hace años que se está trabajando en la visualización de la información territorial. Los mapas de la IDEIB permiten a través de capas visualizar toda la información urbana, rural, de servicios, de infrastructures, de sondeos, … Un próximo paso es poder definir la opertura de datos y los modelos de sostenibilidad con los umbrales correspondientes y un cuadro de mando que informe sobre estos umbrales. El Sistema de Información Geográfica de Menorca ya está empezando a dejar acceder a algunos de sus datos a través de su API.

SoLoMo se refiere a Social, Local y Móvil. Es una tendencia que persiste en el ciclo del viaje del turista, desde que uno decide el destino hasta que finaliza el viaje. El turista se informa a través de opiniones y recomendaciones y algunos comparten sus experiencias a través de las redes sociales. Además, cada vez se buscan más restaurantes, comercios o productos cerca de la localización a través de dispositivos móviles, incrementando también las ventas.

Está naciendo toda una industria en torno al análisis de datos sobre la movilidad indicada a través de la geolocalización de teléfonos móviles y el análisis de opiniones de los turistas. En las Illes Balears el IFISC está trabajando en el análisis de patrones de movilidad a través de pagos con tarjetas de crédito y de usuarios de Twitter, y la empresa Mabrian de Menorca liderada por Santi Camps, ha creado algoritmos para analizar la opinión de los usuarios.

Una de las cuestiones a analizar es si estos modelos pueden predecir las afluencias futuras a los destinos turísticos y estimular a los Gobiernos a crear medidas para optimizar los flujos, por áreas y horarios en función a la demanda.

En la infinidad de posibilidades y combinaciones de propuestas turísticas mientras el turista se informa, el reto está en que las empresas sean capaces de ofrecer ofertas concretas y personalizadas, que además de maximizar los beneficios para las empresas también optimicen los recursos y los flujos al destino.

En este sentido, en el ParcBit se ha creado empresa Openmarket.travel, ahora conocida como Travel Sense, que ofrece los viajes a partir de las actividades que se pueden realizar en el destino. 

Retos de futuro

A pesar de que se va innovando lentamente en la forma de comercialización de los viajes, Amadeus en su informe Global de 2016 explica algunas de las tendencias y retos de futuro. De momento todavía se está trabajando en la interconexión de diferentes formas de viaje y servicios. Un reto es integrar de cada vez más elementos de un viaje y reservar de una sola vez y desde cualquier dispositivo todo lo necesario para un viaje: transporte, alojamiento, restaurantes, entretenimiento. Y no tan sólo eso, sino también integrar en el sistema de información los servicios ofrecidos por particulares y compartidos. En cuanto al turismo sostenible, también tiene en cuenta acercarse a una experiencia de la vida real de la localidad visitada, a diferencia de ofrecer un único foco turístico.

Amadeus también ofrece inteligencia de datos a sus clientes,que son los proveedores turísticos. Los datos que necesitan son patrones para ayudarlos a orientar la oferta adecuada a los clientes adecuados y aumentar la conversión de ventas, para lo cual necesitan construir y dominar marcos de gestión de datos a tres niveles: (1) manejo técnico de volúmenes extremadamente grandes; (2) realizando análisis predictivos sobre datos no estructurados; y (3) explotar los resultados en aplicaciones basadas en datos.

Más allá del mercado de los datos: datos abiertos y causas humanitarias

Aún siendo una empresa privada, Amadeus, junto con Google, IBM y Telefónica, también ceden sus datos para causas humanitarias. En concreto, cediendo sus datos y aplicando análisis de Big Data apoyan a la ONG UNICEF en las crisis humanitarias. El departamento de Innovación de UNICEF está desarrollando una plataforma de código abierto, Magic Box, que utiliza información en tiempo real para determinar respuestas humanitarias a situaciones de emergencia.⁠

Los datos son útiles para el análisis del entorno, el comportamiento humano y tomar decisiones. Otra tendencia que se dibuja es establecer estrategias de Open Data. Si las empresas pueden ceder sus datos de forma anónima para causas humanitarias, las administraciones públicas también lo pueden hacer, tanto por causas humanitarias, como para compartir datos con otras administraciones y permitir a las empresas realizar análisis de mercados o incluso crear nuevos productos a partir de la combinación de diferentes fuentes de datos.

Ya existen buscadores de Datasets, pero todavía hay pocos abiertos y accesibles con datos de calidad y/o actualizados. Por ejemplo, los datos estadísticos de turismo que ofrece Europa (a día 3 de agosto de 2017) son del año 2015.

Es imprescindible establecer estrategías en la apertura de datos públicos por parte de les administraciones públicas con responsabilidades turísticas, en unos formatos que permitan la reutilitzación por parte de terceros y por parte de otras administraciones públicas. Una vez conseguido «el dato único» y controlado la calidad de éste (fuente, actualización, criterios de actualización,…), la siguiente etapa pasa por intentar establecer mecanismos que permitan el entrelazado de información entre administraciones públicas para que la información se maneje a nivel interno y/o que la que aparece en las diferentes webs promocionales sea la misma (entrelazar la información que se dé a nivel local, regional y nacional).

En el portal https://www.europeandataportal.eu se puede acceder a los datos que los Gobiernos han dejado en abierto para ser reutilizados.

Datos e indicadores de sostenibilidad

Relacionado con los datos, es necesario crear un sistema avanzado de indicadores que ayude a los destinos turísticos a mejorar su competitividad así como a velar por la sostenibilidad de su desarrollo. Este sistema tiene que ayudar tanto a empresas públicas como privadas a la toma de decisiones estratégicas y tácticas en cuanto al corto, medio y largo plazo, teniendo en cuenta aspectos de sostenibilidad y competitividad como ejes transversales del modelo.

En el ParcBit instituciones com el SOCIB y empresas como Meteoclim analizan datos ambientales y meteorológicos para realizar predicciones del estado de la mar y los océanos y del cambio climático.

Capturar datos de forma automática

La Internet de las Cosas sirve para capturar indicadores de forma automática del consumo de agua, electricidad, afluencia de público, afluencia de tránsito, calidad del agua o calidad del aire. Toda esta información sirve para poder gestionar mejor el territorio y los recursos finitos. En este campo se está trabajando desde el proyecto Smart Islands y con empresas ubicadas en el ParcBit, como IOTlabs.

Los Weareables también se aplican en la hostelería para capturar datos. Por ejemplo, los smartwatch permiten cerrar las habitaciones, almacenar preferencias para tener un servicio más personalizado o para pagar más fácilmente⁠. La información recopilada sirve para poder analizar el comportamiento de los clientes.

El hotel Ushuaïa de Eivissa ya hace tiempo que ha implantado una pulsera electrónica que controla todos los movimentos y gastos de sus clientes.

Turismo e Inteligencia Artificial

Relacionado con el Big Data también se presenta la Inteligencia Artificial aplicada a la mejora de la experiencia del visitante. Se trata de ser capaces de personalizar los servicios a los turistas en base a su perfil, contexto, hábitos de compra y de comportamiento en general. La implantación generalizada modificará los procesos de marketing, aumentando las expectativas y la satisfacción.

Una aplicación de Inteligencia Artificial en turismo es por ejemplo el TravelBot o Chatbot, que permite al viajero conseguir asistencia en el proceso de reserva con mensajes a través de plataformas de mensajería como por ejemplo Facebook Messenger. Por ejemplo Expedia lanzó un bot a través de Skype que cuando el usuario empieza el proceso de reserva el bot le sugiere recomendaciones⁠.

AINA es un chatbot diseñado por Javier Furones que ha ganado un premio de emprenedores de Palma Activa, en Mallorca. AINA es un xatbot turístico, un programa de inteligencia artificial que simula mantener conversacione y que centraliza todas las necesidades de información del turismo de Mallorca y permite a los turistas acceder de manera sencilla y humanizada a los servicios que ofrece nuestra isla. Furones ha ganado 4.500 euros para poner en marcha su negocio y también el premio especial de la Fundación Bit, que le permite estar durante seis meses a la incubadora de empresas del ParcBit #Emprenbit.

Realidad virtual

La realidad virtual puede servir para hacer llegar recursos turísticos delicados a los turistas sin estar presentes físicamente. Esto podría ir relacionado con aquellos lugares donde los indicadores de sostenibilidad indiquen saturación, por ejemplo. Una experiencia de este tipo es la visita virtual a las Cuevas de Altamira. Actualmente el acceso está restringido a una visita a la semana para 5 personas, de 37 minutos de duración, siguiendo un recorrido preestablecido para cada zona de la cueva y con un estricto protocolo de indumentaria e iluminación, para preservar el frágil equilibrio del arte rupestre, tan vulnerable a las visitas masivas. Gracias a las tecnologías y a la realidad virtual es posible vivir la experiencia de entrar en estos espacios. Esta experiencia inmersiva se puede disfrutar des des diferentes lugares preparados como desde el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

Gamificación y turismo

La gamificación se empieza a aplicar a los negocios en general y también está emergiendo como una tendencia en turismo. Se está aplicando la gamificación al marketing, la co-creación de experiencias turísticas y la formación de los empleados. Hay una serie de elementos que son propios de los proyectos de gamificación en turismo como las medallas, las recompensas, los puntos. Con estos elementos se pueden identificar los jugadores más influyentes. En turismo, la gamificación puede implicar a los turistas en la co-creación de experiencias y a probar servicios. También puede ser utilizado como una herramienta de marketing antes del viaje o compartir experiencias y estimular la repetición. Para los destinos más desconocidos puede ayudar a construir marcas más familiares.

Impresión en 3D y “amenities”

La impresión en 3D puede ayudar a la problemática de stock para la reposición de piezas de recambio de maquinaria compleja, la personalización del servicio creando «amenities» en el momento, o bien la generación de nuevas experiencias diseñando y elaborando por ejemplo los propios platos, para poner algún ejemplo.

La robotización de la industria turística

El tema de la robotización de la industria turística es más complejo. Algunas maletas ya son inteligentes y son capaces de seguir a sus propietarios. Existe tecnología española para automatizar los carros de golf y convertirlos en autónomos. En Japón existe un hotel totalmente robotitzado, el Hen-na Hotel. Hay restaurantes que ya empiezan a crear proyectos pilotos para utilizar cocineros robots, como éste que cocina hamburguesas, que se hace llamar Flippy, pero algunos restaurantes ya han despedido a sus robots camareros, por ser poco delicados en la tarea de servir los platos en las mesas. Hay hoteles que están probando robots para el servicio en las habitaciones. En los parques temáticos ya hay robots cortacéspedes, estos también ya son comerciales. Ya hace tiempo que las piscinas pueden disponer de robots para su limpieza, y son de los pocos que hace tiempos que son comerciales y asequibles.

No hay duda que se está trabajando mucho en el tema de la robótica pero no se sabe a partir de cuando pasarán a ser comerciales y podrán empezar a sustituir mano de obra en la industria turística. Y cuando esto pase, se necesitarán trabajadores para el mantenimiento y la reparación de los robots.

Viajes al más allá

La tecnología, con el tiempo, también permitirá viajar más allá de la tierra, pero de momento, sólo lo está promoviendo alguna empresa privada. Algunos viajes al espacio sólo serán de ida, aún así se esperan voluntarios las motivaciones de los cuales son las mismas que un día tuvieron los primeros exploradores. Ya existen empresas privadas que ofrecen vuelos orbitales. Ricos aventureros reservan viajes de una semana de duración a la cara oculta de la luna. Algunos también ofertan viajes cerca de Marte sin aterrizar en la superficie que supone pasar 500 días metidos dentro de una cápsula especial. En este caso, la tripulación ideal sería una pareja estable de mediana edad suficientemente mayor para asumir altas dosis de radiación. Otro viaje para ir a Marte no garantitza el viaje de vuelta. El «turismo espacial» se tendría que anunciar como de aventura o de deportes extremos, sin infundir ninguna confianza poco realista. Todo esto se explica en el informe realizado por el BBVA «El próximo paso: la vida exponencial».

 

Acerca de Dr.TIC

Servei d'assessorament tecnològic per a empreses que volen obtenir una visió general del grau d'ús de les TIC al seu negoci i millorar la seva salut TIC.
Esta entrada fue publicada en Big Data, Impresión 3D, Inteligencia artificial, Internet de las cosas, Realidad virtual, Robótica, Smartcities, TenTIC, Wearables. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Spam protection by WP Captcha-Free